Bueno es amar, pero a pesar de cuanto ames y te amen no siempre vas a ser feliz porque el amor siempre trae dolor y tristesa. Es triste cuando amas a quien no te ama, cuando tu corazón desearía decirle a la persona que amas lo que sientes, mas debes callarlo.

Duele en lo profundo de tu alma cuando la persona que amas te hiere a pesar que no haya querido hacerlo, cuando con una mirada te muestra su desprecio, hay veces que no se necesitan palabras para decir lo que nuestro corazón siente, es suficiente una mirada, un sonrisa o una lágrima.

Amar duele por que esa es su naturaleza, así como una rosa tan bella y hermosa tiene consigo espinas que lastiman a quien intenta de ella apropiarce, pero así como duele también nos da momentos de dicha y felicidad, debemos quedarnos con esto último y superar cualquier raiz de tristesa y dolor que del amor intente nacer en nuestra vida.

Admiremos y vivamos lo bello del amor, mas digámosle a la tristesa y al dolor un NO TE QUIERO EN MI VIDA!!!

Alguién me escribió alguna vez que:

Llorar no es el verdadero olvido, sino el volver a amar, ya que a pesar de que todo haya sido una mentira fuimos muy dichosos con ella.